Nuestro llamado

Estamos conscientes que Dios usa todo para el avance de Sus planes en las vidas de sus hijos. Para nosotros fue muy especial que Dios haya usado el estrés de la vida cotidiana para acercarnos más a Él. Fue allí donde Él nos mostró que debíamos tomar un tiempo y experimentar misiones. Mientras orábamos para que Dios nos mostrara en que lugar debíamos servirle. Nuestro deseo era salir de México y experimentar misiones. Fue allí donde el movió todo obstáculo y nos dirigió al país de Zambia, donde había una necesidad inmensa por Pastores entrenados en la sana doctrina y de iglesias establecidas que prediquen la verdad de evangelio.

Fue así como Dios nos mostró que este era el lugar donde debíamos serviles para Su gloria.

Nuestra visión del ministerio

Nuestro ministerio consiste principalmente en el establecimiento de Iglesia Bautistas Cristo-céntricas. Por lo que deseamos, por la gracia de Dios, el comenzar una iglesia de sana doctrina cada tres años. Una iglesia establecida, con diáconos y un pastor nacional, el cual haya sido entrenado por nosotros. De esta manera estaremos siguiendo el patrón que Pablo estableció cuando menciona en Timoteo 2:2 “…Lo que has oído de mi esto enseña a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.”

Al igual deseamos seguir participando en el entrenamiento de Pastor y líderes en toda África para que la gran comisión sea cumplida a través de ellos. Nuestro deseo, es que la sana doctrina sea reproducía a través de a enseñanza de estos Pastores. Y que ellos hagan lo mismo con otros.

Por último, deseamos seguir participando en el ministerio con los huérfanos, cuidando y compartiendo el evangelio con ellos. Nuestro deseo es si algún día, por la gracia de Dios se nos permite abrir un orfanato o casa hogar, que este sirva como un vehículo para compartir la luz de su palabra en los corazones de quienes nos sean encomendados.