Reporte Noviembre-Diciembre


Estas semanas han traído muchos cambios en nuestras vidas como familia misionera, algunos buenos y algunos otros muy difíciles. Como muchos saben, yo regresé a Zambia a principios de Agosto, pero tuve que regresar a México unos meses después para estar con mi familia y terminar el proceso de los papeles de nuestro hijo y visitar a un especialista debido a mis problemas de salud.

Gracias a Dios que después de tanto trámite, papeleo y tiempo de espera, finalmente se nos concedió el pasaporte mexicano de Asher, lo cual da por concluido oficialmente cualquier tipo de documentación relacionada con la ciudadanía plena de nuestro hijo, y además ya puede viajar libremente como ciudadano mexicano, por lo cual le damos la gloria a nuestro Dios.

En cuanto a mi salud, al Señor le ha complacido que aun continúen un poco las molestias. Después de regresar de Zambia me hicieron exámenes y resultó que tengo una bacteria en el estómago que contraje en Zambia pero que es muy agresiva, todo esto me ha causado muchas molestias desde hace ya varios meses. Después de recibir el tratamiento prescrito por el especialista, la bacteria sobrevivió y se hizo más inmune, por lo cual el tratamiento no fue exitoso. Ahora mismo, la única opción es que me hagan una biopsia para extraer una muestra de la bacteria y hacer un cultivo, lo cual consiste en crecer la bacteria en un ambiente controlado para después atacarla con diferentes medicamentos y ver cual puede funcionar. Esto toma varios meses, pero el problema es que no pueden tomar las muestras hasta que mi cuerpo esté libre de medicamentos por los menos por 4 meses. Sin embargo, ahora mismo estoy bajo un tratamiento de 4 meses que me ayuda a controlar los síntomas, y una vez que lo termine, estaré varios meses sin ninguna medicina y después intentaremos hacer lo del cultivo, pero aun no sabemos cuanto tiempo vaya a transcurrir (probablemente alrededor de un año).

Sin embargo, le damos gracias a Dios que los síntomas están controlados y me siento muy bien.

Los últimos 2 meses en México han sido de mucha bendición puesto que pudimos visitar unas cuantas iglesias más y presentar la obra en Zambia.

No obstante, le damos gracias a Dios que nos permitió pasar una buena parte de nuestro tiempo sirviendo en nuestra amada iglesia enviadora, ministrando a los hermanos, compartiendo el evangelio, y ayudando a estructurar el departamento de misiones. Ha sido un privilegio para nosotros ser parte de lo que Dios está haciendo en nuestra iglesia, además de que nuestra relación con la iglesia se hizo aun mas estrecha y sabemos que estarán aun mas involucrados en nuestro ministerio.

En cuanto a los ministerios en Zambia, gracias a Dios que él sostiene la obra. En cuanto al Colegio Bautista de África Central, estamos agradecidos por lo que Dios está haciendo en este lugar. Recientemente tuvimos nuestra conferencia anual de liderazgo donde se recibió a mas de 500 líderes africanos. Se les pudo dar una semana de entrenamiento ministerial y teológico, además de ser refrescados espiritualmente por la predicación de la Palabra. Sin embargo, una bendición muy grande fue ver a un buen grupo de hermanos graduar este año, incluyendo a varios capellanes que estamos entrenando para que lleven el evangelio en las prisiones, cuerpos de policía y aun en el ejército. De hecho, tuvimos nuestro grupo de graduados mas grande desde que se formó el instituto y le damos muchas gracias a Dios por ello. Si Dios permite, este semestre que viene estaré enseñando libros poéticos, bibliología, angelología y una clase de hermenéutica, por lo cual les pido mucho de sus oraciones para ayudar a mis hermanos a ser llenos del conocimiento de Cristo para la gloria de Dios.

Por otro lado, les pedimos que oren por nuestros planes de comenzar una nueva iglesia en marzo del 2018. Ya tenemos el lugar y la persona que estaremos entrenando para trabajar con nosotros, solo faltan afinar algunos detalles de planeación. Planeamos reproducir lo mismo que se hizo en Mindolo—preparar a un hermano, predicar el evangelio, enseñar doctrina, fortalecer la iglesia y salir a plantar otra iglesia 3 años mas tarde. Ese es el plan a grandes rasgos, pero ponemos todo en las manos de nuestro Dios y no podemos hacerlo sin su apoyo y oraciones.

Si Dios nos permite, después de unos viajes personales que estaremos realizando, llegaremos a Zambia el 6 de enero del 2018 listos para continuar sirviendo a nuestro Dios por muchos años más si Él así lo desea. Les pedimos que oren por nuestra transición de regreso a Zambia ya que llevamos un buen tiempo fuera y tenemos que reintegrarnos rápidamente a la vida en este país y estar listos para comenzar una nueva obra.

Peticiones de Oración:

Que el Señor nos de buena salud para poder seguir sirviendo en Zambia

  • Por la nueva obra que comenzaremos en marzo del 2018
  • Por el nuevo semestre en el CABC que comenzará a finales de enero
  • Por nuestra transición, para que podamos reintegrarnos rápidamente a la vida y ministerio en África