Viaje a Mozambique y los ministerios en Zambia

Apreciables hermanos

Una vez más, reciban saludos desde el hermoso continente Africano, deseando que la paz de Dios sea sobre cada uno de ustedes.

El mes pasado fue lleno de actividades relacionadas con nuestro ministerio en el Colegio Bautista de África Central. Gracias a Dios nos ha mantenido muy ocupados sirviendo y entrenando a estos futuros líderes africanos que algún día llevarán a cabo la gran comisión.

Como ya les habíamos comentado anteriormente, este semestre estoy enseñando varias clases de teología, incluida la clase de “cómo interpretar la Biblia”, en la cual tengo 28 estudiantes. Estamos muy agradecidos con Dios por la oportunidad de participar en el avance del evangelio en todo África a través de enseñar y entrenar pastores de todo el continente. Aunado a ello, me motiva el hecho de que, debido a que enseño teología, tengo el privilegio de pasar muchas horas de mis días estudiando la Palabra de Dios e incrementando por su gracia mi conocimiento de la Escrituras, algo que la Biblia nos manda a hacer.

Hace unos días tuvimos la visita de un grupo de pastores de EUA encabezados por el pastor Mark Dever, uno de mis escritores favoritos y que ha sido de edificación a miles de pastores.
Fue de bendición el pasar un tiempo platicando con él y escuchándolo predicar en nuestra capilla del Colegio. Le damos a gracias a Dios por estas oportunidades.

Por otro lado, como muchos ya saben, el Señor me dio la oportunidad de entrenar un grupo de pastores en Mozambique por una semana. En el colegio hemos empezado un programa para entrenar pastores en diferentes zonas de África que no tienen oportunidad o acceso a entrenamiento teológico, y esta vez comenzamos por primera vez en Mozambique. El haber estado en Mozambique es algo de lo más difícil que he hecho en África, no solo en cuanto a lo físico, pero sobre todo al ver la opresión espiritual en la que viven estos pastores en las zonas rurales de dicho país.

Estuve enseñando acerca de cómo estudiar las Escrituras y a la vez enseñándoles cosas tan básicas de la fe cristiana que todos tomamos como algo normal. Es muy común en una sociedad tan religiosa como la sociedad africana rural hacerse llamar a si mismo pastor solo para obtener respeto o beneficios, por lo cual, algunos de los pastores que estuve enseñando ni siquiera son creyentes aun, pero se autodenominan pastores. Había también varios “pastores” polígamos, algunos con hasta 3 o 4 esposas. Lo más triste es que, debido a las tradiciones africanas que están tan arraigadas en la mente de la gente, algunos pastores no entendían que le Biblia y la brujería son dos conceptos opuestos—ellos ven poder en la brujería e incluso algunos brujos acá hasta usan la Biblia, así es que para algunos “pastores” no es problema. No obstante, el Señor me dio oportunidad de predicarles el evangelio a aquellos que aún no le conocen y de confrontar a aquellos que le conocen pero que no están calificados para el ministerio. Oramos que Dios use todas las lecciones que recibieron estos hermanos.

En mi viaje a Mozambique también tuve la oportunidad de predicar el evangelio en una iglesia en otra aldea. Fue de bendición ver gente de varias aldeas venir a congregarse y escuchar la Palabra; incluso los jefes o reyes de ciertas aldeas también estuvieron allí. Lamentablemente, soy el primer misionero que ha visitado esa zona del país; nunca antes han recibido instrucción en la Palabra, así que le doy gracias a Dios por esta oportunidad.

Viendo esta gran necesidad de entrenamiento Dios ha puesto una enorme carga en mi corazón de regresar a este país por lo menos una vez por año y seguir entrenando y ayudando a estos pastores a plantar iglesias y a esparcir el evangelio de Cristo. Sin embargo, aunque nuestro deseo es grande nuestras limitaciones financieras también lo son. Cada viaje ministerial tiene un costo de entre $1,500-$2,000 dólares por diez días de ministerio. Esto incluye la comida para los pastores, la estadía, trasportación además de visas y traductores (ya que se enseña en Chichewa, un idioma tribal). Y estos gastos deben ser cubiertos por nosotros como misioneros. Les pedimos que oren por esta gran necesidad y si Dios le permite, les pedimos que sean participes en este proyecto para la gloria de Dios y el esparcimiento de su palabra en toda la tierra.

Por otro lado, les pedimos sus oraciones por la iglesia de Mindolo y por el Pastor Noah. Aunque la iglesia continúa firme y ha llegado alguna gente nueva, ha habido varias luchas espirituales. Por favor oren por el Pastor Noah, para que Dios le dé la sabiduría para sobrellevar cada situación que se presenta y seguir siendo fiel a nuestro Dios.

En la ciudad de Kitwe, donde nosotros vivimos, hay mucha gente de otros países debido a las grandes minas de cobre y la falta de mano de obra calificada en este país. Por lo cual, en los últimos meses, como muchos saben, hemos estado ya ministrando en la iglesia Kitwe Church, una nueva iglesia internacional que fue comenzada hace menos de 4 años por otro misionero con el cual trabajamos juntos en el colegio. La iglesia necesita mucha ayuda en cuanto a evangelismo y edificación, así que estamos ministrando ahí, esperando que en unos meses podamos plantar otra iglesia con ellos una vez que la iglesia esté más fuerte.

Además, hoy tuve la oportunidad de oficiar un funeral donde había cientos de personas de muchos partes del mundo que viven en esta ciudad de Kitwe. Fue una gran oportunidad para compartir el evangelio con los extranjeros de la ciudad e invitar a muchos a la iglesia. Por favor, oren por la iglesia Kitwe Church para que el Señor continúe salvando más gente a través de este ministerio.

Por último, gracias a Dios nos encontramos bien como familia. Paola continua su ministerio a los huérfanos y sirviendo en la iglesia. Asher sigue creciendo y recientemente cumplió 5 años. Le damos gracias a cada uno que ora por nuestra familia y por nuestro bienestar espiritual.

Peticiones de Oración

  • Por nuestro ministerio a través de Kitwe Church a la gente extranjera de esta ciudad.
  • Por la salvación de varias personas con las cuales hemos estado compartiendo el evangelio constantemente y
  • que aún no se han arrepentido.
  • Por la iglesia en Mindolo y por el Pastor Noah.
  • Para que el Señor continúe creciéndonos y fortaleciéndonos espiritualmente.
  • Para que Dios continúe proveyendo lo necesario en este país que es tan caro.
  • Por nuestros viajes ministeriales a Mozambique en un futuro, que Dios provea lo necesario para seguir realizándolos.

Descargar Carta